Teléfono

(+34) 666 539 515

info@ewordcomunicacion.com

facebook eword comunicaciontwittergoogleplus eword comunicacion"logo

Feliz Día Internacional de la Traducción

Hoy, 30 de septiembre, no podíamos olvidarnos de nuestro día. Seas creyente o no, san Jerónimo es el mejor patrón que nos puede representar: autónomo, teletrabajador y dueño de un lindo gatito. ¿Un visionario o la demostración de que la tierra y nosotros con ella no paramos de girar para volver siempre al mismo punto...?

San Jeronimo Eword

"Vacaciones" del 15 de agosto al 4 de septiembre

 


EwordVacaciones

Ou yeah, my friends! 

Esta pequeña entrada en nuestro blog es para informaros de que, del 15 de agosto al 4 de septiembre, los pececillos de Eword estaremos "de vacaciones". Así, entre comillas; dedicaremos algún día al descanso, pero el resto estaremos terminando los proyectos que nos han encargado nuestros clientes durante el mes de agosto. Y lo haremos encantados, con algún mojito y más de una puesta de sol (esperamos) que nos inspirarán el alma y el cerebro para dar lo mejor de nosotros a la vuelta.

Mantendremos un perfil social muuuuuy bajo. Pero ahí estaremos para lo que necesitéis.

Tenéis a vuestra disposición nuestro correo electrónico (info@ewordcomunicación.com), que revisaremos dos veces al día, y el teléfono de atención, cuyas llamadas responderemos todos los días laborables al mediodía. 

¡Nos vemos el 4 de septiembre!

Sanuk!

 

 

Tan lejos, más cerca: añadimos Birmano, Vietnamita, Lao, Tagalo y Bahasa

BirmaniaEword copia

En Eword nos encanta Asia y consideramos que, como ciudadanos del siglo XXI, somos unos priviegiados respecto a nuestros antepasados. Nunca este continente ha estado tan cerca de nosotros. O nosotros de él. Tratándose del continente más extenso del planeta, con casi 44 millones  de km(29,45 % del total de tierras emergidas) y actualmente, el mayor foco de crecimiento económico, no podíamos hacer otra cosa que buscar a los mejores traductores para poder ampliarte nuestra oferta lingüística, añadiendo al chino y al árabe, que ya estaban disponibles, las siguientes lenguas:

Ofrecemos las combinaciones tanto al español como al inglés y también del inglés o español a cada una de ellas, para que nada frene tus negocios o intereses en cualquiera de estos países.

Para más información: info@ewordcomunicación.com

Selamat tinggal! ("Hasta pronto" en bahasa)

 

Apoyo a la queja remitida por la Asociación Profesional de Traductores e Intérpretes Judiciales y Jurados al Defensor del Pueblo

Desde Eword, como miembro de UniCo, colectivo que forma parte de Red Vértice, adjuntamos información sobre la queja que la Asociación Profesional de Traductores e Intérpretes Judiciales y Jurados (APTIJ) ha presentado ante el defensor del pueblo por el servicio de traducción e interpretación en sede judicial. Esta iniciativa cuenta con el apoyo total de Red Vértice y de las asociaciones que formamos parte de ella.

Porque solo una labor de traducción e interpretación realizada por profesionales puede garantizar tus derechos en un juzgado.

http://www.aptij.es/index.php?l=es&s=n&c=68

Fotolia 86675104 XS

Diferencias entre la corrección de estilo y la ortotipográfica

Fotolia 43905729 XS

Si ya existe cierta confusión en cuanto a qué es lo que hace realmente uncorrector profesional, en el momento en que hablamos de corrección ortotipográfica y de estilo, a menudo nos encontramos con una especie de totum revolutum que, si bien en el caso de los profanos es algo perfectamente comprensible, para el autor de una obra y para cualquiera involucrado en un servicio editorial es totalmente imprescindible. Ambas especialidades forman parte del asesoramiento lingüístico que finalizará con la edición y publicación de una obra. Sin embargo, cada una de estas correcciones posee unas características propias que vamos a intentar explicar con detalle en esta entrada.

La corrección ortotipográfica:

  • Corrige los errores ortográficos y de puntuación.
  • Garantiza que la ortografía cumpla las normas de la RAE (2010), como el uso de mayúsculas, abreviaturas, faltas de ortografía, tildes, escritura de cifras, magnitudes y sus símbolos...
  • Comprueba y corrige (si es necesario) los recursos tipográficos utilizados: cursivas, comillas, negritas, versalitas, topos, numeración...
  • Unifica criterios en aquellas cuestiones no sujetas a normativa (como el uso de negrita, cursiva y comillas).
  • Cuando la corrección se realice sobre el texto ya maquetado para versión impresa (compaginadas), detectará viudas y huérfanas (no, no nos hemos vuelto locos, seguimos hablando de la corrección), repetición de sílabas en líneas consecutivas y palabras mal partidas; asimismo, señalar errores en el tratamiento de blancos, márgenes, líneas cortas, filetes  y foliación.

La corrección de estilo:

  • Elimina los errores y las imprecisiones de vocabulario.
  • Elimina muletillas (¿vale?), vicios léxicos y aumenta la riqueza léxica. 
  • Corrige los errores gramaticales y ajusta el texto a las normas y a los usos asentados.
  • Resuelve las inconsistencias sintácticas (concordancia, adecuación de los tiempos verbales, el uso correcto de las preposiciones...) y da mayor fluidez y adecuación al texto mediante la elección de recursos sintácticos acordes a él (conectores, subordinadas, eliminación de pleonasmos....).
  • Si tenemos la suerte de tener un libro de estilo, adecúa el texto a sus directrices.
  • Consigue que el texto suene auténtico en su lengua y que sea comprensible para el lector al que va destinado (no es lo mismo un lector de España que uno de México o Colombia, por ejemplo). 

La elaboración de otros aspectos, como el índice y la paginación, pueden realizarse bien en un tipo de corrección o en el otro, dependiendo del acuerdo al que hayan llegado autor/editor con el corrector.

Es importante señalar, que aunque la corrección realiza cambios en una obra, el corrector nunca cambia el estilo personal del autor y siempre debe respetarle y consultarle. Se trata, pues, de una labor en complicidad con el autor, a veces mal entendida y poco agradecida, que hace que algunos escritores, por desconocimiento, vean al corrector de estilo con pavor y temen que vaya a llevarse su impronta personal, cuando no hay nada más lejos de la realidad.

La corrección ortotipográfica de un texto es una fase imprescindible si se desea publicar un texto, mientras que la corrección de estilo no es imprescindible pero sí recomendable.  No obstante, si por causas económicas, solo podemos permitirnos una, será siempre la ortotipográfica. Un lector no siempre recordará la editorial o el título de un libro, pero siempre recordará al autor, por lo que es responsabilidad suya (y de la editorial, en el caso de que la tenga), ofrecer un producto con un buen acabado.

A la hora de solicitar un presupuesto para cualquiera de las dos correcciones, necesitamos conocer el número de matrices. Es decir, la cantidad de caracteres con espacios del texto (se cuentan "letras", pero también puntuaciones y espacios entre palabra y palabra). El número de matrices se divide en miles y las tarifas suelen referirse a X € por 1000 matrices. La cantidad resultante es la tarifa completa por corregir una obra. A esa cantidad, habrá que añadir el IVA (Hacienda somos todos, ¡yeah!) y aplicar la retención correspondiente (que resta euros de la factura). Debido a la mayor complejidad de la corrección de estilo, su tarifa es más elevada que la de la ortotipográfica.

La profesional que realiza la corrección ortotipográfica debe ser otro distinto al que realiza la corrección de estilo. ¿Por qué? Pues sencillamente porque seguimos siendo seres humanos (de momento el único cíborg reconocido es este) y cuatro ojos ven más que dos, eliminando de esta forma cualquier errata rebelde que se pudiese haber colado. Lo ideal es realizar una corrección ortotipográfica con el texto ya maquetado; así se comprueba que no se hayan realizado movimientos de texto involuntarios, en cuyo caso son rápidamente subsanados. Como autor, mereces que tu nombre se asocie a una obra, cuanto menos, bien corregida. Como lector, mereces, independientemente del formato, no tener que distraerte cazando erratas o errores gramaticales.

Porque al final, como en muchas cosas de la vida, se trata de disfrutar; unos, creando y otros, sumergiéndonos en las vidas imaginarias que nos proporcionan los primeros.

El tono comunicativo o la capacidad de adaptarlo según nuestro objetivo

 

 agencia comunicacion

Seguramente ya te habrás dado cuenta de que la forma de escribir no es la misma en Twitter que en Facebook. LinkedIn es totalmente diferente y en el caso de que escribas un blog, verás que cada uno tiene un estilo propio e inconfundible. ¿Y qué me dices de Instagram? En esta app la imagen es lo primordial, y es el texto el que se adapta a ella.

Ese modo de adecuar nuestra forma de expresarnos a cada red social o al público que deseemos atraer es el tono comunicativo.

Y ese tono comunicativo es tan importante como el tema que eliges o la estructura del artículo. Ni más, ni menos.

Para crear contenidos para un blog, necesitaremos delimitar los contenidos que deseamos compartir, quiénes somos y con quién hablamos. Para ello, debemos tener claro quién es nuestro cliente y sus características para poder dirigirlos a él. A este concepto lo llamamos buyer persona.

Fotolia 42431200 XS

De este modo, un porcentaje de nuestros potenciales clientes se acercará a nuestra marca a través de nuestro blog si seguimos una estrategia de marketing de contenidos periódica. Es cierto, a veces cuesta mucho mantener dicha periodicidad cuando lo tienes que combinar con encargos profesionales. ¡Dínoslo a nosotros!

Qué clase de contenidos vamos a compartir: ¿qué busca nuestro perfil de usuario?, ¿tips para escribir mejor?, ¿tutoriales?, ¿novedades dentro de un sector?...

Qué perfil adoptaremos: ¿muy profesional?, ¿sólo para expertos?, ¿algo más cercano, para atraer fundamentalmente a los profanos en la materia? 

Quién es nuestro destinatario: fundamental. Por dos razones: la primera, porque sabiendo a quién tenemos delante, podremos elegir los contenidos que queremos mostrarle. La segunda, porque es en este punto donde debemos escoger el tono comunicativo. Por ejemplo, si pretendes acercar tu labor a un tipo de cliente potencial que aún no sabe que necesita de tus servicios, o que todavía no está seguro de las ventajas que le puedas ofrecer. 

La personalidad de tu empresa. No debes fingir quien no eres. Una imagen de profesionalidad no está reñida con el tono especial y diferente que tiene cada marca personal. Así que una cosa es fijarte en lo que te gusta de la competencia, y otra copiarles descaradamente (estamos hablando del tono comunicativo). Convierte tu propio estilo en un valor añadido.

Resumiendo: solo tienes una voz (la tuya), pero puedes y debes adaptar tu tono según el medio: tu blog, las redes sociales o tus reuniones con clientes exigen tonos comunicativos diferentes.

Es posible que ya lo estés haciendo. En caso contrario... !adelante! Es más fácil de lo que parece.

Subcategorías

Página 5 de 9